Saltar al contenido

Funanbulista

1 01Europe/Madrid febrero 01Europe/Madrid 2019

El desequilibrio es un riesgo que acecha a cada momento.

En un instante un rayo de lucidez ilumina toda la escena, deja ver durante menos de un segundo cada rincón, cada molécula, cada matiz del color. Pero enseguida se apaga y todo funde a negro.

Uno se acostumbra a andar en esa oscuridad y llega a ver algo, a atisvar  elementos que le quieren recordar aquello que un momento quedó al descubierto, tan claramente que casi parece que no fue verdad, que fue un sueño.

Pero eldesequilibrio acecha con aire inofensivo.

Las obsesiones calan completamente la mente como una lluvia suave y persistente contra la que uno se resguarda demasiado tarde.

Y luego hay que buscar cómo secarse y no es fácil porque sigue lloviendo y lloviendo.

Lloviendo ruidos ofensivos y desconsiderados que se clavan en las sienes y en el centro del pecho.

El ruido continuo, el ruido ocasional e inesperado, el ruido desafiante, el ruido irrespetuoso, el ruido descontrolado, el ruido innecesario, el RUIDO hace que se tambalée el funambulista que no tiene más remedio que cruzar el abismo.

Cada paso es un logro y, a veces, hasta parece sencillo caminar sobre un delgado cable.

Pero entonces llega el ruido y el funambulista queda inmóvil, a veces con un pie en el aire, a merced de cualquier mal viento que termine de empujarlo.

Y vuelve el silencio engañoso y embaucador. No se puede confiar en él. En cualquier instante inesperado, con un pie en el aire, cuando todo parecía ligero y en calma, surge el temible RUIDO.

Es peligroso. Cruzar el abismo es muy peligroso, pero no se puede evitar y

nadie puede ayudar al funambulista.

¿Nadie? ¿Está solo el funanbulista?

No. No está solo. Vuelve un momento la cabeza a ambos lados y ve a otros que se esfuerzan por pasar. Unos gráciles (al menos en apariencia), otros que se sujetan con las manos  y con todo el cuerpo a un hilo que se curva dudosamente, otros (los menos) que transitan tranquilos por una pasarela (¿permanente? ¿segura?) y, también, algunos (muchos) que caen aterrorizados o exaustos.

Todos esos funambulistas afanados en pasar y (aún deseándolo) todos sin poder salvar a los que se precipitan al vacío.

Y ¿para qué? ¿Dónde van? ¿qué hay que hacer al otro lado del abismo? ¿Por qué emprender el tránsito? ¿Cuándo se termina?

Ahora hay silencio, pero sopla un viento terrible que desequilibra a los que antes caminaban entre el estruendo sin alterarse.

El aire en movimiento no empuja a todos por igual. Parece ensañarse con quienes más lo temen y juega con ellos. Juega a enredarles la ropa entre las piernas, a taparles el rostro con los extremos de la bufanda y, claro, algunos irremediablemente caen dando vueltas hacia no se sabe dónde.

¿No se sabe? ¿Sería mejor dejarse caer?

El funambulista tiene que caminar por donde pueda y sabe que eso es un peligro aún cuando resulta fácil, pero, más aún teme caer, sin siquiera saber lo que teme, porque no se puede mirar hacia abajo. Es imposible hacerlo, no hay nada que mirar, sólo la caída.

El viento ha cesado. Cesó la lluvia y el ruido. Y Había funambulistas que no habían comprendido el desequilibrio hasta que brilló el sol.

Un sol radiante y cegador. El sol terrible de los días de verano. El sol que llena todo de reflejos hirientes. El sol que quema las sienes y que se clava en los ojos a través de los párpados. El sol enloquecedor que hace desear desesperadamente que vuelva el ruido, o la lluvia, o el viento, o el granizo, o lo que sea, pero que se oculte aunque sea un minuto.

Los funambulistas van avanzando, a veces con ligereza, con tanta que llegan a olvidar Las inclemencias pasadas y las que vendrán. Olvidan a quienes se derrumban lejos, de quienes no se oye el grito de terror en el momento de caer.

Olvidan. Olvidan. Olvidan. Olvidan. Olvidan.

Pero no hay olvido total porque el tránsito sigue ante un horizonte inevitable.

¿Caer o avanzar? ¿Es distinto?

Todo es horizonte, arriba, abajo adelante. Todo es horizonte. Lo único imposible es retroceder.

Ahora, con lo que el funambulista ha aprendido de la lluvia, del sol, del viento, del ruido; ahora los primeros pasos serían más fáciles. Pero no se puede retroceder.

Ahora ya el viento no le hubiera arrebatado el vaporoso pañuelo de seda, ni el trueno le haría tambalear. Ahora el funambulista sabe como resguardarse de la lluvia fina y protegerse del sol intenso.

El funambulista aprende. ¿Verdaderamente aprende? Sí. Pero nunca es suficiente y el desequilibrio es un riesgo que acecha a cada momento.

 

 

Anuncios

From → Ecos, Espejismos, Ficción

4 comentarios
  1. Lupe permalink

    La música de Psicosis hace realmente espeluznantes esos ruidos que le llegan al pobre funambulista. El funambulista es una alegoría (¿es alegoría? A vueltas con las figuras literarias) del ser humano, ¿no? Es vulnerable, continuamente está en riesgo de quebrarse. Sin embargo, no hay que dejarse asustar (si no, es la inmovilidad, la inacción). No le queda otra que andar por la fina cuerda. Qué bueno y qué importante es estar bien acompañado para hacer el recorrido con menos miedos, más risas y alegría, con más claridad de ideas y afecto 🙂

    Le gusta a 2 personas

    • Muchas gracias por tu comentario. Me ha encantado. Efectivamente es una alegoría, pero no una “alegría”, que digamos… es cierto que la compañia y el mor hacen más fácil la travesía. Este texto está escrito en un momento de sentimiento de aislamiento. También hay una idea de que, aunque no lo parezca, la “locura” no es algo tan ajeno como parerece en los mejores momentos.

      Me gusta

  2. Lupe permalink

    No, alegría alegría no es, digo imitándote… (que todo se pega, menos la hermosura).
    “Psicopatología de la vida cotidiana”, de Freud, demuestra que la salud mental no existe. Es un libro muy didáctico y ameno. Pobre Freud, tenía que dar tantos ejemplos de todo… Experimentar sentimientos es estar vivo, pero mucho no te aísles, ¡eh!

    Le gusta a 1 persona

¿Qué te sugiere?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: