Skip to content

Arena

2 de septiembre de 2013

La impermanencia a veces se disfraza de todo lo contrario, pero sabemos que es un disfraz.
Cuando recordamos, en un primer impulso, pensamos que somos los mismos, pero no es así.
Cuando revolvemos la última gaveta del bargueño y, al fondo, encontramos unas cartas que creíamos perdidas o quemadas en el olvido, imaginamos o soñamos que la mujer que recibió aquella carta, la joven que se estremeció y emocionó con esas palabras es la misma que ahora las relee con un deleite distinto.
Y eso sí es cierto, es una emoción distinta porque aquella joven ya no existe. Ha desaparecido para siempre y solo queda su recuerdo en quienes la conocieron. No obstante, quien más la sintió, quien más la conoció, no logra identificar la imagen que surge de aquellas cartas con la que ella recuerda y siente, porque tal vez esa joven de las cartas solo existió en la mente del hombre que las escribió… O eso piensa ella ahora, al releer alguna de ellas… ¿Quién era aquella joven? ¿Quién aquel hombre que escribía?
Ellos habrán desaparecido y desaparecerán aún más, cuando ya nadie los recuerde, pero tal vez aquellas hermosas palabras estremezcan e inspiren otras vidas, otros sueños, otros recuerdos, por que su valor está más allá de las circunstancias y de quienes soñaron que las vivieron.

Buenas noches. Enamoras. Enamoras como en un sueño. No son sólo tus andares, o tu figura menuda, esbelta y atractiva. Tu risa, sencilla, clara y tan contagiosa. Tu aura, increíblemente limpia, como tu piel y su tacto de arena fina, cálida o fresca como la noche o el día en el desierto. Tu abrazo sereno y fuerte. Enamoran tus maneras delicadas de enamorar, tu amor ávido y pausado, tu goce tranquilo y rendido. Amas vigorosamente con todos tus rasgos, que con dulce armonía acompañan uno en pos del otro, tan fuerte y tan suave, tan turbadora cuando andas por la calle, y ese deseo de acariciarte castamente el pelo, la espalda de sirena, hada protectora, bruja tan ardiente y benéfica que sólo con estar nos sanas.

Enamoras como en un sueño y es realidad. Sueño y despertar, y otro sue´ño y otro
despertar, y ahí estás tú, espléndida, magnífica, generosamente entregada, atenta. Alegre, divertida, hermosa, lista, ocurrente, ingeniosa, llena de buen humor, acogedora, una musculatura que trabaja con fuerza y elasticidad , y, sobre todo, tan alta. Tiendes la mano muy elegantemente, de forma tan afectuosa que hay que amarte, pero no platónicamente sino con la carnalidad más absoluta, justo la que lleva a tocar con la punta de los dedos la espiritualidad que más intangible parecía.

Con la carnalidad más absoluta, sí. Con una carnalidad vegetal y de zumo en los besos de tus labios, tu boca, tu lengua, una aura de rubor entre tus piernas, calor de carnalidad tangible, nada platónico sino todo lo contrario. No cuenta el tiempo cuando amas, y amas como eres, no hay ansiedad ni necesidad en el abandono casi desesperado de tus besos núbiles que se reclaman de un goce invisible, carnalidad de aromas y efusiones vegetales, notas de carmín, manzanilla, flor de la pasión, pan y quesillo.

Y siempre siguiendo la estela láctea y amable, acogedora y caliente de tus pechos, un vientre seguro y cierto, los muslos que ya sabemos. Saber de ti es quererte, conocerte es saber la intensidad del amor, la mentira de todas las palabras de todos los poetas, que nada saben de tu fuerza, del poder de tu amor.

Buenas noches, con la carnalidad de zumo fresco y afrutado en tus besos. Buenos días, con el amor de amar y ser amada como tú eres, en la estela frágil y dulce de tu cuerpo esbelto, con la pasión del encuentro y la despedida, un amor siempre reanudado.

Buenos días, amor. Buenas noches, amor. Adiós, amada. Hola, amada.

¿Estás ahí?

Yo sí.

 

https://marymer.wordpress.com/2013/08/30/tagaka-y-el-grillo-parlante/

Anuncios

From → Budismo, Personal

¿Qué te sugiere?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: